Sigue ardiendo el Urabain en el muelle Storni

El buque arrastrero congelador merlucero Urabain (M.N. 0612) de la filial argentina de la española Iberconsa SA sufrió un severo incendio en la tarde del 7 de septiembre, mientras permanecía amarrado en el Sitio 4 del muelle Almirante Storni de Puerto Madryn.

El siniestro se reportó pasadas las 14 horas y al cierre de esta edición entrada la noche se observaban las lenguas de fuego en la cubierta del buque. Dotaciones de bomberos de la Prefectura Naval Argentina, bomberos voluntarios de Puerto Madryn y desde dos guardacostas intentaban contener el avance de las llamas.

La ‘prioridad uno’ fue desalojar a toda la tripulación, la cual en su gran mayoría logró abandonar el buque por sus propios medios, a excepción de uno que quedó atrapado en un camarote en la banda de babor. Momentos de tensión se vivieron cuando el marinero gritaba con desesperación desde el ojo de buey, pero no podía salir a cubierta por el rápido avance de las llamas y el denso humo.

Un amplio e inmediato despliegue permitió que a través de una grúa se izara una especie de jaula donde un experimentado operario de reparaciones navales utilizando un ‘oxicorte’ realizó una apertura de no más de 30 centímetros, contigua al ojo de buey, y por ese orificio se pudo rescatar al único tripulante que había quedado atrapado dentro del Urabain. El hombre, de mediana edad, fue rápidamente trasladado al hospital Andrés Ísola, al igual que otros marineros, pero ninguno presentaba lesiones de consideración.

Con tanques llenos

El congelador merlucero de Iberconsa, de 79 metros de eslora y 12 metros de manga, había amarrado en el muelle Almirante Storni el pasado martes y este jueves tenía previsto zarpar en una nueva marea a zona de pesca. Al momento de iniciado el siniestro, se estaba estibando cartón y nylon en la bodega, además de víveres; el aprovisionamiento propio del armado del buque previo a iniciar una nueva marea. Los tres tanques de combustible estaban completos de gasoil.

Al cierre de esta edición, el peligro latente era evitar que el fuego y el intenso calor llegaran a la zona de tanques, lo que podría provocar una deflagración de proporciones, incluso pudiendo afectar el viaducto del muelle Storni.

Tras el rescate de todos los tripulantes, se trabajaba en el enfriado desde el exterior con dos guardacostas de la PNA que arrojaban agua en las dos bandas del barco, mientras desde el muelle, otras dotaciones continuaban arrojando agua a la cubierta. Pero el siniestro de las bodegas y proa ya se había extendido hacia atrás, y en horas de la noche, las llamas ganaron el puente de mando, por los diferentes materiales inflamables que tiene la propia estructura de la embarcación.

Colaboraban con las operatoria diversas empresas del sector privado y personal de la Administración Portuaria de Puerto Madryn, y se evaluaban diversas alternativas, por el potencial peligro de una deflagración por el combustible; aunque trabajan con expectativa de circunscribir el fuego.

Se inició en bodega

El asesor de pesca de Iberconsa de nacionalidad española, que navega en el Urabain, relató que parte de la tripulación ya iba llegando al buque, que tenía previsto hacer despacho de zarpada a las 18 horas. “Aparentemente el fuego se inició en zona de bodegas, desconfiamos que pudo haber sido por el cartón que había en ese lugar. El barco estaba siendo armado para zarpar esta misma tarde”, precisó.

La tripulación del congelador arrastrero era de 61 personas y más de la mitad ya se hallaba a bordo, algunos en la cocina y comedor, y otros en camarotes, mientras los estibadores ingresaban mercadería a la bodega.

“Ya vimos humo y fuego por la zona de la planta (de procesamiento) con lo cual el barco ya está fuera de navegabilidad, en la zona del puente, camarotes. No tenemos certeza de cómo se inició el fuego, pero se desconfía que fue donde estaba el cartón estibado”, evaluó, aunque la determinación de las causales se sabrá a posteriori cuando se practiquen los peritajes y se tome declaración a los estibadores que estaban en bodega.

Tras el traslado del único marinero que había quedado atrapado, la empresa comenzó con un operativo para ubicar a los sesenta trabajadores en diferentes hoteles de la ciudad de Madryn, teniendo en cuenta que la mayoría son de otras provincias, y extranjeros.

Obtenido de revistapuerto.com.ar

Ver nota original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *