El nuevo barco del Inidep desata otro conflicto gremial

El “Victor Angelescu”, la nueva embarcación del Inidep en viaje hacia nuestro país desde Vigo, España, todavía no tocó aguas argentinas y ya está envuelta en un conflicto gremial que amenaza con amplificarse.

El personal embarcado del instituto exhibe malestar por el reciente convenio firmado entre el instituto y la Prefectura. Ese acuerdo sienta las bases para que miembros de la fuerza tripulen el buque de investigación pesquera y oceanográfica.

En principio, la operación general, funcionamiento y mantenimiento de la unidad quedaría en manos de Prefectura por el lapso de dos años. Esto tras el intento fallido de las autoridades por delegar esas funciones en una agencia privada.

Según pudo saber Pescare.com.ar, de prosperar, la iniciativa haría que Prefectura aporte capitán, primer oficial de cubierta, jefe de máquinas, primer y segundo oficial de máquinas, marineros, cocinero y ayudantes, entre otros, para operar el “Angelescu”.

La inquietud de los sindicatos se manifestó en la mañana de este martes en el hall del Inidep. Representantes del Simape, Siconara y Centro de Patrones montaron una protesta con bombos, banderas y duras críticas al director del Inidep, Otto Wöhler.

“Wöhler, denunciado ante la Justicia, quiere entregar las campañas de investigación, funcionamiento y mantenimiento de los buques de investigación a Prefectura, afectando la fuente laboral de más de 200 familias”, se leía en uno de los afiches desplegados.

En diálogo con este medio, el delegado gremial Jorge De Nigris, amplió: “Rechazamos ese convenio. La Prefectura está para otra cosa, no para hacerse cargo de los barcos de investigación. Vemos una campaña de desprestigio hacia los gremios marítimos”.

Por otra parte, recordó que tanto el “Dr. Eduardo Holmberg”, como el “Capitán Oca Balda” y el “Cánepa” siguen inactivos por diferentes problemas técnicos y que esa condición afecta la investigación de los recursos y el salario de los trabajadores.

No sabemos qué hacen con la plata que por presupuesto tienen asignada para que los barcos salgan”, expuso. Al mismo tiempo, recordó que son 64 los tripulantes del instituto, de los cuales la mitad no está en planta, sino que opera en condición de monotributista.

La manifestación también incluyó a los observadores de a bordo que se desempeñan en la flota comercial. La exclusión de este grupo de la reforma del decreto 630/94 hizo que se plegaran. Piden estar bajo el mismo marco laboral.

“Queremos cobrar el día navegado como remunerativo. De esta manera, el 70 por ciento del salario se paga en negro. Además, tiene que haber una sola categoría laboral que junte a todos los observadores y no tres como hay hoy”, explicó De Nigris.

Obtenido de pescare.com.ar

Ver nota original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *