Optimismo en el recorrido hacia una ley de industria naval

Tras varios intentos frustrados en los últimos años, cobran vigor los proyectos legislativos para impulsar la industria naval y la marina mercante. El debate parece haber encontrado los acuerdos necesarios.

Días atrás, la Cámara de Diputados de la Nación aprobó ambas iniciativas con algunas reformas. Atrás quedó el filtro que supuso el plenario de comisiones integrado por Intereses Marítimos, Legislación General, Industria, Presupuesto y Hacienda.

Los proyectos vuelven ahora al Senado, donde tuvieron su origen el año pasado, claro que el trayecto para llegar a esa instancia fue mayor. “Esto empezó hace cinco o seis años atrás. Desde entonces venimos trabajando con muchos sectores”, explicó el presidente de Abin, Miguel Ángel Sánchez.

El dirigente reconoció que en etapas anteriores faltó tiempo para acercar posiciones en el complejo universo de la actividad y que los tiempos políticos no dieron para que saliera una ley; pero que este año se abrió otra perspectiva.

“Ahora, el proyecto (se refiere al régimen de promoción para la industria naval) está volviendo a Senadores. Hay acuerdo para que sea un trámite rápido la aprobación. Esperamos que sea incluido en el temario antes del 20 de diciembre”, proyectó.

De todas maneras, Sánchez alerto que si no es así, será durante el primer cuatrimestre del próximo año. “Nosotros lo que estamos pensando en cuándo va a estar sancionada, que es lo que nos interesa. Aspiramos a que esto se concrete en el segundo semestre de 2018”, evaluó.

Impacto

Consultado por el impacto en la actividad, expuso: “Se está pensando en una industria naval para la marina mercante y para las demás flotas: del Estado (Defensa, Armada, Prefectura), la que transporta combustible y otras cargas, e incluso flota pesquera. Está ratificad en la ley nuestra capacidad de trabajar junto y para la pesca”.

Las iniciativas plantean la necesidad de crear una marina mercante de bandera nacional y rehabilitar el trabajo en astilleros y talleres mediante diferentes incentivos estatales.

El régimen de promoción de la industria naval, vale recordarlo, incluye un fondo de 1.500 millones de pesos junto a herramientas de financiamiento: un leasing naval, el sistema de hipoteca naval y un consejo consultivo para monitorear el uso de esos recursos.

“El consejo lo impulsamos específicamente de la Abin para consensuar el manejo de los fondos junto a las cámaras, profesionales, los sindicatos y autoridades del Gobierno nacional. La idea es controlar que se direccionen hacia la industria naval y no hacia alternativas especuladoras”, explicó Sánchez.

Obtenido de pescare.com.ar

Ver nota original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *