José ‘Pipo’ Ramaci defiende la reformulación del San Antonino

El empresario José Ramaci defendió a la flota fresquera marplatense que participa en la pesquería del langostino patagónico en tanto criticó opiniones de sectores patagónicos en referencia a la presencia de los barcos locales que capturan el langostino fresco y avaló la decisión del Director de Coordinación Pesquera en referencia a la reformulación del permiso otorgado al Salvador R, uno de sus buques.

”Primero quisiera aclarar que el barco Salvador R no tenía, no tiene un permiso para “bicho bolita”, como leí en el portal de REVISTA PUERTO. Cuenta con una asignación de CITC definitiva de 1.250 toneladas más 1.590 toneladas de todas las especies”.

En realidad, según datos de la Dirección de Pesca, cuenta con “autorización de captura para todas las especies no sometidas al Régimen de CITC de 1590,80 toneladas, con exclusión de merluza austral y langostino. Es precisamente para ingresar a la pesquería de langostino que buscó servirse del permiso del naufragado San Antonino, por el cual todavía las víctimas claman justicia y ahora han pedido la revocación de la reformulación.

El armador aprovechó también para cuestionar los ataques que a su entender reciben los barcos fresqueros marplatenses que operan durante la zafra de langostino en aguas nacionales. “Creo que hay un ataque y ensañamiento, una campaña absolutamente montada donde nos quieren mostrar como los depredadores del mar argentino, y no es así, todo lo contrario, somos los mayores generadores de mano de obra en tierra”.

En ese sentido le apuntó a la administración chubutense. “Creen que el langostino es de ellos porque está frente a sus costas y no es así, están muy equivocados. El Mar Argentino es de todos. Además no se entiende la queja y ataque hacia nosotros que le damos trabajo a sus ciudades, sus frigoríficos, le damos trabajo a sus puertos, a sus estibadores, a talleres navales. Es algo insólito que se nos critique por llevar trabajo a tierra”.

Obtenido de revistapuerto.com.ar

Ver nota original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *