Proyectan para 2018 una captura máxima de merluza similar a la de este año

Por segunda vez en el año, se reunió la Comisión de Seguimiento de la Pesquería de Merluza Común. El encuentro se desarrolló en la sede del Inidep y no en el Consejo Federal Pesquero, como habitualmente sucede.

Además del director del instituto, Otto Wohler, participaron el director nacional de Coordinación Pesquera, Juan Bosch, diversos consejeros y las investigadoras Patricia Martínez, Gabriela Irusta, Betina Santos y Fernanda Villarino.

En tanto, la parte empresaria estuvo representada por Sebastián Agliano y Juan Greco (Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera), Guillermo Ferreira (Cepa), Fernando Rivera, Antonio Solimeno y Lisandro Belarmini (Caipa), Césas Ciciotti y Mariano González (Udipa), Diego García Luchetti, José Ramacci y Mariano Retrivi (Cámara de Armadores).

Captura máxima

La reunión sirvió para repasar los números de la pesquería y abordar algunas de sus problemáticas; de todas maneras, en principio la sugerencia de Captura Biológicamente Aceptable para 2018 será similar a la de 2017.

“Las recomendaciones de Captura Biológicamente Aceptable del Inidep no difieren significativamente con respecto a las de los últimos años”, se dejó asentado en el acta de la reunión, a la que tuvo acceso Pescare.com.ar.

Durante este año rigió una Captura Máxima Permisible de 290 mil toneladas para el Stock Sur y de 30 mil para el Stock Norte. En tanto, los desembarques declarados del área sur bordean hoy las 222 mil toneladas y las 28 mil en el área norte, a las que hay que sumar 16 mil de la Zona Común de Pesca.

Según apuntan los especialistas respecto del efectivo norte, se ha observado un aumento de la biomasa debido a disminución del esfuerzo pesquero (principalmente por la merma de la flota uruguaya), pero no se ha evidenciado todavía un aumento del reclutamiento.

Pesca incidental y vedas móviles

Desde el Inidep se mostró que los principales incrementos del by-catch se advirtieran en las primeras semanas de octubre, cuando comenzaron a disminuir los rendimientos de langostino en aguas de jurisdicción nacional.

“Al mismo tiempo, la mayor presencia de hembras de mayor talla (y de mayor fecundidad) retornan al área de desove y cría, modificando la estructura de tallas que captura la flota langostinera”, lanzaron como conclusión.

Por su parte, los armadores plantearon que en algunas épocas encuentran individuos juveniles en determinadas zonas. En ese sentido, volvieron a sugerir que se considere la aplicación de un sistema más dinámico de apertura y cierre de áreas.

Sin embargo, la iniciativa choca contra la deficiente estructura técnica del instituto como para monitorear con mayor dinamismo las zonas de pesca. Todo indica que seguirá vigente el esquema anclado en la Zona de Veda Permanente de Merluza.

Mientras tanto, resaltan la importancia de la reducción de los descartes y la utilización de mecanismos de selectividad, con los cuales empresas como Solimeno se han mostrado interesadas en mejorar y desarrollar. El dispositivo-grilla Arsel es una muestra.

Milla 201

Al mismo tiempo, crece la preocupación por que ocurre más allá del área de exclusión: “La Comisión desea remarcar la importancia de promover un ordenamiento de esta pesquería en aguas internacionales adyacentes a la Zona Económica Exclusiva Argentina en función del incremento de las capturas de merluza y de abadejo en esa zona por parte de flotas extranjeras”, se dejó asentado .

A propósito de la inquietud, las empresas piden que se incentive la presencia de la flota argentina en esas aguas mediante incentivos que operen sobre los costos y/o permitiendo que mareas realizadas íntegramente en esa zona se computen en reemplazo de una parada biológica.

Obtenido de pescare.com.ar

Ver nota original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *