Este año volvió a retroceder el volumen de variado costero

La menor disponibilidad de variado costero que había encendido alarmas en la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera, Cafrexport y sectores de la estiba se advierte ahora con nitidez en el balance anual de la pesquería.

La mayoría de las especies que componen el conjunto tuvo una menor presencia en los muelles a lo largo de 2017.  Así lo confirman datos preliminares de desembarques recopilados por Pescare.com.ar sobre información oficial.

El volumen acumulado por los principales recursos del variado entre enero y el 13 de diciembre de 2017 roza las 67.500 toneladas, contra las 82.600 del año anterior; es decir, se produjo una merma interanual en torno al 18,2 por ciento.

Tendencia desde 2013

Vale recordar que ya durante el año pasado se había registrado una caída del 6 por ciento. La tendencia declinante en verdad viene arrastrándose desde 2013, cuando el variado sumó desembarques por más de 97 mil toneladas.

La menor captura de corvina marcó la estadística de los últimos doce meses. Las descargas del recurso sumaron 19.403 toneladas, contrastando con las 31.964 de 2016. La opaca temporada de invierno le asignó un signo negativo al recuento. El declive fue del 39,2 por ciento.

También retrocedieron en relación al año pasado otras especies claves:

. Gatuzo (2.682 toneladas / -24,5 por ciento)
. Pez ángel (2.183 toneladas / -23,5 por ciento)
. Pez palo (6.089 toneladas / -15,2 por ciento)
. Lenguado (3.563 toneladas /-23,4 por ciento)
. Rayas nep (17.009 toneladas / -3,9por ciento)
. Mero (978 toneladas / -14,7 por ciento)
. Pargo (477 toneladas / -33,4 por ciento)

Dos de las pocas que muestran un mayor volumen se destacan pescadilla y besugo. Según la estadística oficial, la primera sumó desembarques por 11.665 toneladas (+17,9 por ciento) y la segunda, 3.436 (+17,7 por ciento).

A la hora de explicar esta coyuntura, tanto armadores como empresarios de plantas argumentan que las causas son múltiples, pero la vinculan principalmente al límite que pesa sobre la captura de rayas, acentuado en la Zona Común de Pesca en los últimos meses.

Ante la imposibilidad de ejercer una pesca selectiva, estas limitaciones terminaron por correr a la flota hacia otros oficios, sumado a que algunas unidades habían emigrado hacia el sur para participar de la temporada de langostino.

Obtenido de pescare.com.ar

Ver nota original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *