Desde Comodoro respaldan la vigencia de la Resolución 1113

El Consejo Federal Pesquero completará en marzo la ronda de consultas en las cuatro provincias con litoral marítimo que tienen participación en la pesquería del langostino. Como ya ocurrió en Mar del Plata y semanas atrás en Puerto Madryn y Rawson, el 1 y 2 de marzo el cuerpo sesionará en Puerto Deseado, y más tarde hará lo propio en la provincia de Río Negro, para llegar a fines de marzo y comienzo de abril con cierto consenso sobre las directrices que incluirían un incipiente Plan Nacional de Manejo del Langostino.

La pretensión del CFP es escuchar a todas las cámaras que tienen algún grado de injerencia en el proceso de captura o procesamiento del recurso, y al promediar la recorrida, es marcada la diferencia entre los planteos marplatenses y los patagónicos.

En este marco, la Cámara de Empresas Pesqueras y Procesadoras de Comodoro Rivadavia manifestó a las autoridades el rotundo rechazo al pedido de las empresas marplatenses de que se derogue la Resolución 1113/88 (SAGyP). “Esta Resolución adopta una serie de medidas con el objeto de lograr la explotación racional de la especie langostino, entre las que se encuentran la de exigir que los buques dedicados a la captura de esa especie posean una eslora inferior a 40 metros y una potencia que no supere los 2000 HP”, precisaron desde ese sector.

La CEPP le hizo saber a las autoridades nacionales y de las cinco provincias con litoral marítimo “el irremediable perjuicio que, a criterio de la Cámara, podría causar a la pesquería la derogación de dicha norma”.

También se aprovechó la ocasión para informar al Consejo “sobre la grave situación que generó a la actividad pesquera de Comodoro Rivadavia la decisión adoptada por el Acta CFP Nº 14/2017, que provocó la prohibición de pesca de langostinos en el Golfo de San Jorge a cambio de modificar las autorizaciones de captura de esta especie a los buques que la provincia indicara por un total de dos mil trescientas toneladas (2.300 toneladas)”, explicitaron.

En esa línea “se expuso que el cierre del Golfo implicó para las plantas de Comodoro Rivadavia un notable aumento en los costos de procesamiento debido al mayor precio de la materia prima y de los fletes, el pago de tasa de abasto y otros aranceles parafiscales, como así también la merma de calidad de la materia prima con su incidencia en el producto final y su valor”, describieron sobre otro de los temas de controversia.

Por otro lado, propusieron alternativas para contrarrestar el no poder pescar en el golfo, solicitando “que de mantenerse la situación en el tiempo se requiera al gobierno provincial que contemple el impacto generado y adopte como medida excepcional la habilitación de la Zona de Esfuerzo Restringido Permanente para los permisos de pesca vigentes otorgados a las pesqueras de Comodoro Rivadavia”.

La Cámara de Empresas Pesqueras y Procesadoras de Comodoro Rivadavia consideró, por otro lado, “positivo que las autoridades del Consejo Federal Pesquero hayan generado un espacio de dialogo que nos permita expresar nuestra problemática y discutir un Plan de sustentabilidad del recurso”, concluyeron.

Obtenido de revistapuerto.com.ar

Ver nota original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *