Piden explicaciones a Wöhler por los problemas que afectan a los buques de investigación

Del entusiasmo a la desilusión. Los estados de ánimo marcaron el seguimiento de la campaña sobre variado costero que el Inidep había puesto en marcha el pasado 26 de febrero y que culminó abruptamente el 3 de marzo.

La rotura del motor que impulsa al buque “Dr. Eduardo Holmberg” obligó a sus tripulantes e investigadores a dejar “El Rincón” y volver a puerto prácticamente sin haber podido hacer un lance de pesca en el área, señalada como de cría y reproducción.

La intención de los científicos era tomarle el pulso biológico a un conjunto de especies, pero una vez más los problemas técnicos frustraron el intento. Esto derivó en un fuerte posicionamiento de la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera.

Es hora de que el director del Inidep, Otto Wöhler, salga a explicar qué es lo que está pasando con los buques de investigación y quiénes son los responsables, empezando por él como máxima autoridad”, analizó el gerente de los costeros, Sebastián Agliano.

Incertidumbre

El directivo expresó así la preocupación que atraviesa a la cámara. Los armadores entienden necesario evaluar la situación de rayas, gatuzo, pez ángel, corvina, besugo y demás recursos para eventualmente introducir cambios en las medidas de manejo.

Necesitamos saber qué hay disponible para pescar y para eso necesitamos campañas. De todas maneras, para hacer el crucero al sur ya es tarde porque dentro de veinte días se abre El Rincón y ya empezamos a operar, una vez más, sobre lo incierto”, evaluó.

El instituto tiene hoy fuera de servicio a tres de sus embarcaciones de porte. Tanto el “Holmberg”, como el “Capitán Oca Balda” y el “Capitán Cánepa” (sentenciado al desguace) están amarrados al muelle. La imagen viene repitiéndose en los últimos años.

“Nosotros armamos barcos y tenemos respuestas cuando se nos rompen. Wöhler es la primera persona responsable de esto y él tiene que buscar sus responsables dentro del área administrativa. Cálculo que tendrá los sumarios de estilo labrados”, conjeturó Agliano.

El empresario también manifestó su esperanza de que en el caso particular del “Holmberg” haya intervenido Prefectura como ente de aplicación y se hayan hecho las inspecciones correspondientes sobre su planta impulsora.

“Desde esta cámara vamos a elevar notas a todos los organismos relacionados para que nos digan qué pasa con la investigación, qué pasa con los barcos que están parados. Queremos saber cuánto gastan en arreglar un motor que no dura dos semanas o un guinche, con el cual no hace mucho apenas pasaron la escollera tuvieron que volver”, expuso.

Observadores

Por otra parte, también aparecen traban burocráticas para que la flota costera finalmente pueda embarcar observadores. Además de los pescadores, en el tema intervienen la Subsecretaría de Pesca, el Inidep y Prefectura.

Van a hacer dos meses desde que presentamos un convenio ante el subsecretario de Pesca, Juan Bosch, para embarcar observadores y todavía no lo firmó. Queremos hacer las cosas bien, pero los tiempos de la administración no son los mismos que los nuestros”, consideró Agliano.

Ocurre que con el avance hacia el otoño/invierno pocas unidades quedarán operando sobre el variado, el conjunto objetivo central del monitoreo. Muchos va armar a la pareja para dirigirse a corvina, algunos buscarán la anchoíta, otros migrarán hacia langostino. Así esta iniciativa también se diluye.

Obtenido de pescare.com.ar

Ver nota original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *