Capitán Enrique de Rosa, de los costeros de madera al buque pesquero más moderno de la flota argentina

El compañero Capitán de Pesca Enrique de Rosa fue el responsable de traer al Maria Alejandra 1º, flamante buque pesquero construido en el astillero Armón Burela, a nuestro país. También será el responsable de capitanear el tangonero cuando cuente con la autorización para pescar. En una charla con el Secretario General Jorge Frías, este profesional de la pesca en el Mar Argentino cuenta el largo camino recorrido desde sus inicios en la “banquina de los tanos”, hasta un presente que a través de años de trabajo, esfuerzo, capacitación y coraje, lo encuentra orgulloso de sus logros; también deja su visión sobre la actividad.

-¿A qué edad iniciaste tu actividad en la pesca y en qué embarcaciones?

-Comencé a los 19 años en la banquina de los tanos de Mar del Plata, con un tío mío en el barquito de madera Libertad. Hacía las temporadas de anchoíta y magrú, hasta que después de varios años de juntar la singladura necesaria y con un acuerdo que hizo Saverio Romano, que estaba al frente de la Sociedad de Patrones con la Escuela Nacional de Pesca, nos juntó a los muchachos de la banquina chica y nos dio una oportunidad. Éramos unos 20 que tuvimos la oportunidad de ingresar a la ENP, hicimos los cursos correspondientes y entramos la mayoría, y así fueron los comienzos. Creo que la mayoría son capitanes con títulos superiores, otros son dueños de barcos, otros todavía estamos en competencia.
En los barcos de altura, empecé en el María Eugenia con Don Luis Bulthe, mi gran maestro; después con el “colorado” Alejandro Giancaglini, una persona excelente, muy profesional, y de los dos traté de adquirir la experiencia en la pesca y las artes de pesca; realmente me han enseñado muchísimo para mi carrera.

-Como capitán de uno de los grupos empresarios de pesca más importantes de la Argentina, que hoy tiene como principal objetivo la pesca de langostino, ¿Cómo ves la manera en que se está desarrollando la pesca en la zona de captura, con respecto al arte de pesca que se utiliza y a las distintas flotas? 

-Es complicado definir la manera en la que se desarrolla la pesquería de langostino en el Mar Argentino. Es obvio que por dedicarme a operar buques congeladores mi opinión puede no ser objetiva, pero como en la misma zona también operan los buques fresqueros y se evidencia la falta de criterios preestablecidos, se está pescando de manera muy similar a la extracción de merluza hubbsi y el marisco requiere un mejor trato para obtener su mejor calidad, atento a la fragilidad que tiene. Se llenan las cubiertas en los fresqueros y los pozos en los congeladores, y esto no debe ocurrir. Se debe priorizar la calidad por sobre la cantidad en ambas flotas: No es merluza, es marisco.
Las artes de pesca que se utilizan actualmente mediante tangones son las que proporcionan el equilibrio entre el mayor poder de captura y la mayor selectividad posible, y son las que se utilizan en el resto de los caladeros del mundo dando cumplimiento con las normas que establecen las autoridades en pesca.

-El Astillero Armon es de gran importancia en el mundo de la construcción de embarcaciones ¿La experiencia te permitió conocer nuevas herramientas para la navegación y la pesca?

-El María Alejandra 1º es un barco de última generación, que tiene comodidad. Trabajamos junto a los ingenieros del astillero Armon y los responsables del Grupo Valastro, dentro de los que me incluyo; trabajamos en seguridad, habitabilidad, áreas operativas y su funcionalidad, para poder obtener un producto de calidad.

-Sin dudas para que Valastro te confíe un buque de pesca recientemente construido es porque sabe de tu capacidad. ¿Qué podés contarnos de las cualidades de este buque, innovador en la flota argentina que promedia los 35 años de antigüedad? 

-Tener la posibilidad de que Alberto Valastro considere que puedo capitanear su buque nuevo, cuestión que agradezco y mucho, me pone en una situación de gran responsabilidad. Por eso me predispuse a estar presente desde el inicio de la construcción del buque, viajando en varias oportunidades a Burela, y junto a los compañeros de máquinas y personal de la empresa, y bajo su supervisión. Quiero resaltar que no es común que los armadores consulten previamente a sus capitanes y maquinistas, ante construcciones reformas o instalaciones operativas, en este caso hemos sugerido modificaciones de los planos originales en áreas de operatividad para adecuarlas a nuestras necesidades. Las modificaciones están relacionadas con la seguridad náutica y la comodidad adecuada para contar con habitabilidad y operatividad funcional. El buque cuenta con moderno equipamiento por duplicado para la navegación segura, para la pesca y esto se repite en sala de máquinas.

-Pertenecés a la Asociación Argentina de Capitanes de Pesca. La Asociación viene trabajando en propuestas para mejorar la seguridad náutica, la habitabilidad para la tripulación, y el tratamiento de las especies capturadas y en función de esto desde la conducción se alienta a la construcción de nuevos buque. ¿Coincidís en esto? 

-Con respecto la seguridad destaco también que el buque cuenta con 2 balsas por banda y con capacidad para el doble de la tripulación, serán 36 los tripulantes y las balsas contendrían a 80. Pertenezco a la Asociación Argentina de Capitanes de Pesca ya hace 26 años, y observo que los dirigentes hoy están trabajando con seriedad al respecto. Coincido con las propuestas que se vienen realizando en función de la seguridad náutica, porque el objetivo no solo debe ser de la Asociación sino de todos. Ser profesionales con mayor capacitación, contar con una flota digna, moderna y con un correcto mantenimiento, enseñarle a los chicos que vienen detrás nuestro y brindarles una flota que los haga sentirse orgullosos de ser capitanes de pesca en la flota argentina y también de pertenecer a la Asociación.
Estoy muy contento porque el buque supera mis expectativas, realmente navega muy bien, al salir de España tuvimos unos días con mal tiempo y el buque navego con seguridad y buen comportamiento náutico. Estoy conforme con el buque y el Grupo Valastro y deseo que en los próximos años se construyan otros María Alejandra 2, 3, 4, y así sucesivamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *