Contessi botó al buque fresquero “Acrux”

En una tarde dominada por nubes y grises, el rojo exhibido por el casco del “Acrux” se presentó como una ruptura no sólo cromática, sino también de forma. Fue el primer fresquero de altura que el astillero Contessi entrega en casi diez años. La mayoría de los últimos barcos construidos fueron costeros.

Por su trascendencia, el acto realizado este jueves por la tarde, convocó la presencia de autoridades del Gobierno nacional y provincial; entre ellas la del ministro de Agroindustria de la Nación, Miguel Etchevehere; y la del subsecretario de Pesca, Juan Manuel Bosch.Para el astillero es su barco número 128. Esta construcción lo tomó en un momento de plena actividad, con toda su capacidad instalada operando. Otros tres buques se siguen construyendo en la nave central, destacándose un moderno tangonero congelador de 39 metros.

La firma responsable del “Acrux” es De Angelis y Logghe S.A. que reemplazará al “Judith I” de cara a modernizar la captura del langostino; aunque la unidad también fue pensada para operar sobre otras especies como merluza hubbsi o pelágicas. El criterio del diseño fue la versatilidad.

Características técnicas

La embarcación, que tendrá puerto de asiento en Mar del Plata, mide 28,50 metros de eslora; 28,13 de arqueo; 7,80 de manga moldeada y cuenta con un puntal moldeado de 3,65 metros.

Otro detalle que la distingue es la doble cubierta. Permitirá que todo el trabajo de clasificación se lleve adelante bajo techo. La captura se descargará desde una rampa de popa al pozo aislado y desde allí se desplazará con cintas transportadoras por la planta de elaborado.

Allí el recurso será lavado automáticamente y diferido a la bodega refrigerada para su encajonado con hielo. Desde el astillero proyectan que con esta modalidad de trabajo el pescado o marisco recibirá un mejor tratamiento y la tripulación ganará en seguridad.

Al mismo tiempo, los alojamientos y espacios habitables se encuentran sobre la línea de flotación y cumplen con las nuevas regulaciones de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) en materia de confort y garantías para los trabajadores.

Durante su discurso, Domingo Contessi pidió apuntalar el trabajo del sector naval: “No podemos conformarnos con una realidad coyuntural, necesitamos que se consolide para poder seguir renovando la flota e invirtiendo en infraestructura, no sólo en este astillero, sino en toda la industria naval”, dijo.

En ese sentido, reconoció acciones por parte del Gobierno, pero al mismo tiempo alertó sobre lanecesidad de instrumentar herramientas financieras: “Estamos trabajando con las autoridades en ello y somos optimistas”, expuso.

Reintegros en la mira

Por otra parte, Contessi le dedicó un párrafo al vencimiento del Decreto 639/17, que mejoró los reintegros a las exportaciones en el último año: “Pedimos no volver a un esquema donde un filet de merluza procesado por trabajadores en tierra tenga el mismo reintegro que uno hecho por máquinas a bordo”, lanzó.

Según entiende, ese criterio es tan ilógico como que la cola en bloque de langostino para ser reprocesada en el extranjero siga teniendo el mismo reintegro que el langostino pelado y desvenado en la Argentina. En cualquier caso, si bien aún resta una definición clara por parte del Ministerio de Hacienda, Etchevehere dejó señales que hacen pensar que el alcance del decreto 639 no será actualizado.

Aún así, el ministro reconoció el esfuerzo que hace la industria: “Acá como vimos hay generaciones perserverando, llevando adelante una pasión, demostrando orgullo, demostrando que aquí hay una importantísima industria que da empleo y agrega valor. De nuestra parte, lo que no tenemos que hacer es entorpecer. Tenemos que facilitar para que ustedes puedan expresar ese potencial. Tenemos que trabajar en equipo”, expresó.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *