Puertos, navieras, carga y tecnología unidos en el III Encuentro Multisectorial del CPA

Que la carga quiere ser más protagonista, que los puertos necesitan salir a vender más, un interesante e inédito debate entre armadores, carga y puertos de contenedores sobre las tendencias en la materia; los números sobre las fallas estructurales para el crecimiento económico de la Argentina; cómo el país puede salir de la crisis a partir de las exportaciones o cómo las nuevas tecnologías en el comercio exterior y la logística son factores de cambio; fueron los temas relevantes del III Encuentro Multisectorial del Consejo Portuario Argentino.

El evento de gran nivel, fue realizado está vez en el amplio y confortable auditorio del Ministerio de Ciencia y Tecnología en el barrio de Palermo de la Ciudad de Buenos Aires y fue abierto por el subsecretario de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante de la Nación, Mariano Saúl. Este entre otras cosas, señaló que los puertos deben acercase a la carga e ir a buscar a los nuevos clientes.

Allí estuvo acompañado del presidente del CPA, Ángel Elías  quien señaló que la entidad que reúne a los puertos públicos del país es el fiel reflejo del lema que tuvo el encuentro: “Construyendo la Comunidad Portuaria” ya que es una comunidad portuaria en sí misma.

Destacó el expertise de la gente que trabaja en las comisiones especializadas del CPA que lo convierten en un “tanque de ideas” para que los puertos sean una herramienta de transformación de la realidad de las economías en cada región del país.  En la apertura también estuvieron el interventor de AGP, y vicepresidente de la entidad, Gonzalo Mórtola, quien señaló que la comunidad portuaria debe ser el motor del cambio y el secretario de la entidad  y titular del puerto de Quequén, Arturo Rojas.

El encuentro abrió mostrando las capacidades de cada puerto público que forma parte del CPA y luego se mostraron algunos destaques de los trabajos que encaran las comisiones de asesores del Consejo Portuario.

Allí estuvieron María Trapani, coordinadora del área legal, quien detalló algunos proyectos nacidos en el seno de la comisión respectiva vinculados a la eliminación de la tasa de faros y balizas, sobre el reconocimiento de la habilitación de puertos públicos preexistentes y de la eliminación de aranceles para la declaratoria de obras portuarias.

Alberto Carnevalli, coordinador de la comisión de Seguridad y Medio Ambiente, hizo un balance de lo que se viene trabajando en la materia como la promoción de una suerte de guía para proteger al trabajador portuario, habló sobre la necesidad de homogeneizar las normas vinculadas a los estudios de impacto ambiental en obras portuarias y dragados, sobre convenios y acuerdos con el área de Medio Ambiente de la Nación y la  necesidad de promoción de programas de reactivación de la actividad luego de controlar una emergencia; de análisis de riesgo, planes de emergencia, certificaciones verdes a nivel local, acuerdos con grupos de interés, una mejor comunicación con la gente, entre otros.

Finalmente Leandro Moro, coordinador de la comisión de Logística, Comercial y Tributaria del CPA dio detalles del proyecto de Observatorio del Consejo Portuario que apunta a ser un centro de monitoreo de todos los datos vinculados con la comunidad portuaria.

A su turno se dio un interesante debate sobre la relación entre la carga, la naviera y el puerto en un panel donde participaron Nicolás Starzenski, en representación del Centro de Navegación, Carlos Restaino, secretario del Consejo de Cargadores –  ente que reúne a la Cámara Argentina de Comercio y la Unión Industrial-, Daniel Santinelli y Marcelo Cardama, gerentes operativo y comercial respectivamente de COSCO shipping y José Dodds, presidente del Consorcio de Gestión del Puerto de la Plata.

Starsenski se concentró en la tarea del agente marítimo y señaló el acompañamiento de la entidad a la búsqueda de baja de costos que encara el Gobierno, así como que todos los sectores de la comunidad portuaria deben hacer el esfuerzo para una mayor eficiencia en la cadena logística. Mientras tanto, Restaino señaló la vocación del Consejo de Cargadores para ser parte del debate a la hora de los temas que hacen a la logística del comercio exterior.

Asimismo señaló la necesidad de que se escuche la opinión de la carga al momento de definirse la próxima licitación de Puerto Nuevo.  Dodds señaló las ventajas que se le da a las navieras para acceder a Tecplata  frente al puerto de Buenos Aires –diferencia de U$100.000 por operación, por ejemplo- que fueron reconocidas por los ejecutivos de COSCO quienes alegaron que para cambiar hoy en día de puerto, se requiere del OK de todos los integrantes de la alianza naviera de la que participa.

Además, según lo estudiado, un cambio de ese tipo puede representar que en los primeros meses una naviera pueda perder 30% de la carga.  Dodds advirtió puntualmente que quiere que esos descuentos que se hacen, lleguen efectivamente al destinatario y no queden en la “nebulosa” en el medio de la cadena.

Santinelli advirtió también sobre los costos que representa para una naviera  las demoras solo en los canales para acceder al puerto de Buenos Aires – Cosco opera con buques de algo más de 10.000 Teus que requieren tres remolcadores- y que pueden equivaler el mismo tiempo que un buque opera en la carga y descarga en Santos. “Estas demoras pegan en la misma carga, porque generan que se tenga que parar una operación y salir ya que no se puede perder la próxima ventana de otro puerto”, señaló.

Agregó además el desafío que puede representar para los puertos de la región y Buenos Aires en especial que se vengan buques todavía más grandes de 14.000 teus de capacidad. Los buques actuales calan 14 metros y el canal llega a 10. Asimismo, señaló la apuesta de la empresa de ir a buscar carga más al norte, – 65% de la carga de Buenos Aires viene del norte- así ya estableció un servicio en Rosario que sale…por  Montevideo ya que utilizar bandera argentina resulta en U$200 más por contenedor.

Finalmente, señaló que los costos de las terminales de Buenos Aires tienen que ver con la sobre estructura laboral que tienen que soportar.

En el panel sobre el nuevo escenario internacional participaron Bernardo Kosacoff, reconocido economista, quien señaló entre otras cosas, que la Argentina es el país más volátil del mundo y que no puede sostener su crecimiento por la carencia en exportaciones – y viceversa- y en materia industrial progresivamente ha necesitado una industria que importa más, convirtiéndose en una ensambladora. Lo acompañó Fernando Vilella, especialista en bioeconomía quien entre otras cosas, señaló que a la hora de negociar quizá la Argentina y el Mercosur en sí, no es tan conciente del poder que tiene en materia de provisión de alimentos al mundo.

“Somos parte del pilar alimenticio de China. Cada dos años China incorpora al consumo urbano el equivalente a una Argentina. Hay que para a ser una boutique de alimentos”, dijo. Cerró Miguel Ponce director del Centro de Estudios para el Comercio Exterior Siglo XXI quien -pesimista al extremo- señaló que se viene la peor recesión de la historia.

En el cierre estuvo el panel de nuevas tecnologías para el desarrollo portuario, donde expusieron Stella Maris Loiacono del sector de Blockchain en IBM Argentina, quien explicó el proyecto que desarrolla la empresa junto a Maersk para facilitar las operaciones en la cadena logística que quedan registradas digitalmente;  Luc Castera de Octopi, que desarrolla entre otras cosas software para las operaciones de terminales portuarias y Diego Kraft, director ejecutivo de sistemas y tecnologías de la VUCE, en el marco del Ministerio de la Producción.

Los tres destacaron el creciente poder de la “nube” para cambiar las cosas; que no hay que tenerle miedo a la tecnología y que es necesario ser proactivos en la materia, si se quiere ser competitivo.

Obtenido de nuestromar.org

Ver nota original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *