Bolivia oficializa su primer plan portuario para movilizar carga por la hidrovía hacia el Atlántico

Como un hecho histórico ha sido calificada la recategorización de tres puertos bolivianos en la cabecera de la hidrovía Paraguay-Paraná como recintos portuarios internacionales. La nueva política de Estado apuntará a generar un sistema que de “salida soberana” a importaciones y exportaciones del país altiplánico hacia el Atlántico.

Fue el propio presidente de Bolivia, Evo Morales, el que encabezó la presentación de la recategorización de los terminales de  Aguirre, Gravetal y Jennifer, desde donde el comercio exterior boliviano podrá enlazar con una serie de puertos fluviales y marítimos en Paraguay, Uruguay, Argentina y Brasil con los que tiene facilidades mediante convenios bilaterales.

“Cuando hay una coordinación entre el Estado y el sector privado siempre tenemos resultados importantes. El sector privado boliviano es tan visionario en cómo acceder a mercados internacionales”, dijo Evo Morales, durante su alocución en Puerto Jennifer, lugar elegido para celebrar un acto público con la finalidad de dar a conocer las nuevas medidas.

En su discurso, Morales destacó que el sistema portuario sobre la hidrovía Paraguay-Paraná quedó establecida en la perspectiva de que al menos el 50% de la carga ultramarina boliviana se mueva por ese corredor que desemboca en el Atlántico.

“Cuando hay una decisión conjunta entre los bolivianos para romper problemas que se presentan en temas de importación y exportación, es posible avanzar, resolver los problemas que se presentan para los bolivianos”, manifestó.

Cada puerto soporta entre 200 y 300 toneladas y tienen infraestructura para mover la carga por contenedores.

“Felizmente en estos nuevos tiempos Bolivia ya es una referencia, buscando soluciones de carácter social, económico y fundamentalmente si hablamos del tema de exportación e importación”, remarcó el jefe de Estado.

Según estimaciones, los puertos de Aguirre, Gravetal y Jennifer, que podrían surtir al menos la mitad del volumen de la carga internacional boliviana, cifrada en 10 millones de toneladas, mientras que la Cámara de Industria, Comercio y Turismo de Santa Cruz proyectó que ese corredor permitirá reducir los costos de transporte hasta en un 20% y en términos de tiempo entre un 15% y 20%.

Hidrovía

El acto tiene lugar a poco menos de un mes de que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya eximiera a Chile de negociar con Bolivia una salida soberana al mar.

La hidrovía Paraguay-Paraná cuenta con 3.302 kilómetros de extensión iniciándose en la zona fronteriza entre Bolivia y Brasil.

De acuerdo a datos técnicos, al menos, 2.700 barcazas, 380 remolcadores y más de una treintena de portacontenedores circulan por la vía fluvial que une a Bolivia, Brasil, Paraguay, Argentina y Uruguay.

Cada barcaza puede llevar la carga de unos 30 vagones de ferrocarril o 54 camiones. Cada gabarra se une a otras en un convoy de máximo 16 unidades que pueden, en conjunto, mover 24 mil toneladas.

Presencia boliviana en la hidrovía

En los últimos años, Bolivia ha fortalecido su presencia en la hidrovía con nuevos convenios con puertos fluviales y marítimos, lo que proyecta un progresivo aumento de los envíos por esa vía. De hecho, entre 2012 y 2016, en base a datos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE),  el país altiplánico movió 6,1 millones de toneladas por el río.

El país altiplánico, siempre en el marco de diversificar sus opciones de salida en búsqueda de depender menos de los puertos chilenos, ha iniciado varias operaciones para enviar productos como fertilizantes o clinker por la ruta fluvial.

Bolivia, además, recientemente mostró interés en la experiencia de construcción naval de Paraguay, país que es el tercer mayor constructor del mundo.

Obtenido de nuestromar.org

Ver nota original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *