Prorrogan el mandato del Directorio del Consorcio de Mar del Plata, mientras avanza “la renovación”

El mandato de los 10 miembros del cuerpo de asesores en el Consorcio Mar del Plata venció el 31 de octubre pero le dieron continuidad hasta que lo renueven antes de fin de año. Quién se queda y quién se va.

El 31 de octubre venció el mandato de los miembros del Directorio del Consorcio Portuario Regional del puerto marplatense. Si bien habían asumido y fueron puestos en funciones luego de la designación de Martín Merlini, en el verano de 2017, el mandato arrancó en octubre de 2015, con el nombramiento en la gestión de Jorge Hidalgo, como presidente en soledad.

Recordemos que el cuerpo de asesores está conformado por Pablo Trueba y Hernán Chale, en representación de los sindicatos; Miguel Sánchez por ABIN, Fernando Rivera, presidente de CaIPA, Sebastián Agliano, gerente de la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera, Emilio Bustamante, de TC2; Carlos Sepúlveda, por las cámaras de Estibaje, Servicios y Afines de la Actividad Portuaria y en representación de la UCIP, Eduardo Mayer (Anamora).

Son casi los mismos que había nombrado Hidalgo. Hubo un cambio con Ana Leoneli, de APDF, a la que Merlini le pidió que se baje para darle lugar a Chale. La Municipalidad terminó por designar a Mezzamico, y Darío Sócrate, el presidente de CEPA llegó en representación de los partidos vecinos, a los que mucho no les importa tener un espacio en el Directorio ni un puerto en la región.

El Ministerio de la Producción, del que depende la Dirección de Puertos que conduce Rodrigo Silvosa, ya envió las invitaciones a distintos actores portuarios: los que están y los que quieren entrar. La mayoría ya respondió el convite enviando la documentación requerida.

Otros en cambio todavía dudan en participar de un órgano del que no se advierten aciertos. El puerto se fue a la B con la pérdida del código PBIP y salvo Bustamante, siempre crítico de los procedimientos y silencios que imperan en el Directorio, no se escuchó la voz de nadie más sobre la situación, al menos públicamente. En off nadie ahorró críticas al descalabro de la gestión Merlini, como si no tuviesen nada que ver.

Uno de los integrantes del Directorio aseguró que propondrá elaborar un balance de la gestión y darla a conocer a modo de cierre de ciclo. “Creo que hicimos cosas valiosas… hubo un ordenamiento administrativo que quizás no luce pero es importante”, reveló.

Cuesta imaginar tanto optimismo: muchos permisionarios tienen vencido el permiso de uso y el Consorcio no apura la renovación. El puerto luce mugriento desde que la empresa 9 de Julio retiró los contenedores de basura porque el Consorcio no se inscribió como gran generador de residuos y fracasara el intento de Merlini para que lo paguen los propios permisionarios que usan el muelle.

La Comisión de Estiba, creada para aplicar la Resolución 220, no logró ningún avance. Luego de la crisis tras el aumento del costo del servicio del fresco y el congelado, nada parece haber cambiado, pese al reclamo y rechazo de los armadores que denunciaron cartelización y falta de competencia. La mayoría de las ESPES habilitadas por el Consorcio no resiste una auditoría de AFIP.

Si Merlini quiere oxigenar una gestión que viene en falsa escuadra tiene en la mano la mejor herramienta para renovarlo y cambiar los aires, aunque siga siendo el capitán de un barco a la deriva y crezcan los rumores de una salida inminente. Si se queda, le quedará un año más de mandato y a los directores, dos más.

Del otro lado, los directores también tienen el argumento ideal de saltar de la calesita. Veremos cuántos de los que dicen estar hartos del personalismo de Merlini eligen quedarse afuera de la sala de reuniones de directorio.

Es improbable que las cámaras armadoras no mantengan sus sillones en el Directorio, lo mismo que Miguel Sánchez, el director más apegado a Merlini y que votó todo en positivo, hasta el crédito de 15 millones de pesos para construir un par de pasarelas.

Qué hará Bustamante es un misterio por estos días. Es quien públicamente más ha criticado a la gestión y tenía ganas de dar un paso al costado. Al cierre de este informe todavía no había mandado los papeles para renovar. Desde el Consorcio se lo recordaron, especialmente.

Mezzamico dijo que la Municipalidad ya le dio su aval para renovar mandato. Trueba integra los equipos de la Fundación Pensar… difícil que no renueve. El senador Lucas Fiorini recomendó a Gastón Vita como el representante del Paseo Comercial del Puerto para que reemplace a Sepúlveda.

Pero Merlini no tiene buena relación con Vita. Antes de quedarse otra vez afuera los gastronómicos votaron y eligieron a Mary Sato, la esposa del dueño de Minipez, que de paso llega con una propuesta. Pedir el cupo femenino.

Los del paseo comercial nunca pudieron entrar, como la cámara de la industria naval y la cámara de armadores.

“En la última reunión se aprobó el llamado a licitación del predio de los silos”, confió el Director consultado. Otras fuentes anticiparon que hubo una pequeña modificación al plan de Merlini y una parte del Muelle 3 entraría dentro de la concesión, como planteó el asesor externo que se encargó de elaborar el proyecto.

Obtenido de nuestromar.org

Ver nota original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *