Puerto de Mar del Plata: Completo análisis de la Licitación para una nueva Terminal multipropósito

Se publicó en los diarios, y en el sitio web del Consorcio Portuario Regional Mar del Plata el llamado a Licitación para una nueva Terminal Multipropósito, en el predio de los silos y elevador de granos, del puerto local. Análisis de los Pliegos e inversiones. El cierre de propuestas y apertura de sobres será el próximo 18 de febrero.

La imagen de inicio de la noticia corresponde a la etapa final de las obras, para el Proyecto Base de inversión y concesión propuesto por los Pliegos:

Declaraciones del Ministro de Transporte de la Nación

El Ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, confirmó que ya se lanzó este viernes la licitación para definir el futuro que tendrán las cuatro hectáreas donde están emplazadas los silos del Puerto de Mar del Plata, después de una espera que se dilató durante más de un año para tener la confección de los pliegos.

En declaraciones a El Marplatense, el funcionario confió que, tras la reciente publicación del expediente, se inicia un proceso para “potenciar” la estación marítima local. “Es un trabajo muy importante y que tendría que haberse hecho hace décadas para que el Puerto tenga más actividad, genere más empleo y oportunidades para la exportación. Se dio un paso muy importante”, destacó.

Tal como han planteado distintos actores portuarios de la ciudad, Dietrich reconoció la necesidad de fortalecer las gestiones para que las cargas “pasen menos por Buenos Aires y cada vez más pasen” por el Puerto marplatense. “Para eso se necesita infraestructura de calidad y también infraestructura que agregue valor, con buenos depósitos y zonas de frío, que es un trabajo que está encarando muy bien los funcionarios locales”, sostuvo.

Según se consignó en la licitación pública nacional e internacional para la “concesión del espigón N°3 como Terminal Multipropósito de Ultramar”, se planteó el 18 de febrero de 2019 como la fecha límite para hacer la presentación de propuestas por parte de los interesados y proceder con la apertura de sobres.

A mediados de octubre del año pasado, el Consorcio Portuario Regional de Mar del Plata ya había tomado posesión de los silos, cumpliendo con la instancia que le permitía dar inicio al llamado a licitación. Sin embargo, la conducción de Martín Merlini decidió la contratación de una consultoría para que se haga cargo de la confección de los pliegos, que dilató las gestiones.

“El Consorcio Portuario resolverá en última instancia qué se va a hacer con los silos; acá no hay que adelantarse ni pensar que se está perdiendo algo porque se demoren tres meses más o menos”, había justificado a este medio el funcionario, quien sostuvo: “Si esto nos toma un par de meses más, no tengo ningún problema en aceptar la crítica de demora, pero prefiero demorarme un par de meses más de lo prometido o de lo dicho, porque nunca lo prometimos, a tener después un problema en cuanto a por que se quedó alguien con lugar sin llamar a licitación o que no se respetaron las necesidades específicas del Puerto”.

Desarrollo e inversión

Este proyecto implicará una profunda intervención en el sector de muelles y áreas operativas donde hasta hace algunos años se concentraba el acopio y embarque de cereales.

La obra por emprender, con una inversión estimada en 20 millones de dólares, al cabo de 10 años, y 5 millones de dólares en su inicio, sobre un predio de más de cuatro hectáreas, comprende como primer paso la demolición del elevador de granos y silos, deteriorados en su infraestructura, para despejar esa superficie que se asignará a la operatoria de grandes embarcaciones vinculadas al transporte de contenedores y cargas generales.

El análisis previo realizado por el Estudio Larrague & Asoc., contratado por el Consorcio portuario local, incluyó la historia del Puerto, la situación y movimientos actuales, comparación con otros puertos, que no operan como Mar del Plata,

Situación actual

Con amplio predominio de la actividad pesquera, el puerto de Mar del Plata buscará, según lo consignado por El Guardián MDP, con esta inversión privada generar condiciones para optimizar el volumen de exportaciones e importaciones y mejorar condiciones operativas y comerciales para la salida de producciones originadas en esta ciudad y la zona.

El objetivo desde la concreción de este proyecto es lograr un crecimiento sostenido de este destino en el mercado de cargas, lo que significaría un aporte sustancial a la logística de la producción local con impacto directo sobre la actividad económica de toda la región.

“Este llamado a licitación es posible porque el 23 de marzo el Ministerio de Agroindustria de Nación dio por finalizada la concesión por reiterados incumplimientos del operador “, explicó el presidente del Consorcio Portuario Regional Mar del Plata, Martín Merlini, que destacó el compromiso de la gobernadora María Eugenia Vidal y el ministro de Producción bonaerense, Javier Tizado, para recuperar este sector del puerto con el objetivo de potenciar su capacidad de servicios.

El espacio se recupera luego de un proceso de reclamos que llevó más de un año. El Ministerio de Agroindustria de Nación entregó el predio a la provincia, que en virtud de la Ley Nacional de Puertos lo puso bajo administración del Consorcio Portuario Regional Mar del Plata.

“Hay interés concreto de firmas del país e incluso del exterior para invertir en este sector y generar más operaciones y trabajo para el puerto”, confirmó Merlini. Las ofertas que se reciban se conocerán el próximo 18 de febrero a las 11, en la sede del Consorcio Portuario Regional Mar del Plata.
Demoras y críticas de TC2

El grupo empresario que administra la Terminal de Contenedores 2 ya presentó una iniciativa para llevar adelante la construcción de una nueva terminal en el predio portuario, en el marco de una inversión que ascendía en una primera etapa a aproximadamente 300 millones de pesos.

Ante las importantes en las demoras en las gestiones por parte del Consorcio Portuario Regional que conduce Martín Merlini, los directivos del operador logístico que atiende los buques portacontenedores en la estación marítima local habían advertido sobre la posibilidad de mudar el proyecto a Quequén, teniendo en cuenta la falta de espacios que hoy afecta al Puerto marplatense.

“Queremos hacer una terminal más grande y moderna, presentamos un proyecto luego de que el Estado recuperara la zona de los silos pero todavía están dando vueltas”, había cuestionado Emilio Bustamante, director ejecutivo de la TC2.

Su par, Alberto Ovejero, profundizó las críticas y aseveró: “Si nos dieran el espacio de los silos bajaríamos la desocupación en Mar del Plata, pero no nos escuchan en el Puerto y si esto sigue así, en el corto plazo nos vamos a Necochea, donde nos han ofrecido espacio para desarrollarnos y las navieras nos van a seguir, porque las navieras las trajimos nosotros, no el Puerto”.
Ahondando en los Pliegos

Los Pliegos de la Licitación Pública Nacional e Internacional, Nº 03/2018, Expediente Nº 3992-CPRMDP-18, para la concesión del Espigón nº3 como Terminal Multiproposito de Ultramar, sienta los fundamentos para un Proyecto base, para la concesión de varios sectores del Puerto como se muestra en el Plano siguiente:


Ofertas alternativas: Facultativamente, el oferente podrá formular ofertas superadoras a las prestaciones infraestructurales de mínima que resultan del Proyecto Base, no pudiendo las del proyecto base en ningún caso diferirse en su ejecución más allá de los 3 años contados a partir del inicio de la concesión.

Duración: El plazo de la Concesión será de 30 años, pudiendo excepcionalmente otorgarse uno mayor cuando concurran para ello razones de interés público y en tanto la inversión a realizar.

Obligación de realizar obras previas: La Concesionaria está obligada a ejecutar las obras mínimas que resultan del Proyecto Base sin perjuicio de las adicionales que pudiese proponer el oferente. Por ej.: la costosa demolición de los silos y cintas transportadoras.

Requisitos patrimoniales mínimos: El oferente deberá poseer un Patrimonio Neto como mínimo del 30 % del monto de la inversión a realizar conforme la oferta licitatoria respectiva. En el caso que el Patrimonio Neto no alcance los mínimos exigidos conforme se establece precedentemente el oferente deberá afianzar las diferencias con una garantía adicional constituida mediante seguro de caución o aval bancario.

Arbitrariedad en la selección: La concesión se otorgará al oferente cuya propuesta, en tanto admisible, haya sido considerada como “más conveniente”, todo lo cual será objeto de valoración exclusiva por parte del Consorcio. La conveniencia de la oferta presentada será determinada conforme el criterio discrecional del Ente Licitante, y podrá dejar sin efecto el presente procedimiento de selección en cualquier momento de su tramitación, no obstante la eventual admisibilidad de las propuestas existentes, sin que tal circunstancia haga nacer a favor de quienes hubieren participado del mismo derecho a resarcimiento por ningún concepto.

Tasas portuarias “diferenciadas”: El Consorcio mantendrá durante toda la concesión su condición de autoridad portuaria, con todos los atributos que ello supone por las competencias que le caben, sin perjuicio de la facultad de la concesionaria de cobrar los derechos por uso de puerto de las embarcaciones que se envíen a la terminal concesionada, las cuales no podrán diferir en más de un 20% de lo establecido en el tarifario general dispuesto por el Consorcio para el Puerto.

Amplitud en el tipo de carga: La Terminal podrá operar cualquier tipo de carga, debiendo en todos los casos contar con las habilitaciones de las autoridades públicas correspondientes dependiendo de la especie de que se trate.

Control de acceso: El Concesionario asumirá el control del ingreso y egreso de personas, mercaderías y vehículos a la Terminal. A tal fin programará adecuadamente estos movimientos evitando originar interferencias en la circulación vehicular externa. Deberá cumplir y mantener en todo momento la certificación PBIP y cualquier otro tipo de certificación que se requiera en materia Protección Marítima y seguridad de las cargas e instalaciones.

Habilitación de la Terminal: El Concesionario deberá, con carácter previo a iniciar su operación, cumplimentar la habilitación de la Dirección General de Aduanas contemplada en la Resolución ANA Nº 3343/94 y sus modificatorias, o las que correspondieren, así como integrar las Garantías que se exigieren por estas disposiciones a favor de la Dirección General de Aduanas, considerando que el sector concesionado se erige en zona primaria aduanera.

Arriesgado “Rescate”: El rescate de la concesión será causa de extinción del contrato. Se entiende por rescate la declaración unilateral del Concedente, discrecionalmente adoptada, por la que da por terminada la Concesión por motivos de interés público. En este supuesto, el Concedente retomará la Tenencia de la Terminal, liquidando el Concedente las inversiones hechas en ella por el Concesionario en obras de infraestructura, superestructura y equipamiento. El Concedente no se hará cargo del personal del Concesionario necesario para continuar con la operación. En ningún caso se indemnizará el lucro cesante, los gastos improductivos y otros conceptos similares.

Una breve descripción de cada etapa propuesta para la Concesión es:

Etapa 1: Es la etapa inicial. Un puesto de atraque, patio para contenedores reefer según requerimientos de volumen actual, y obras mínimas para que el espacio portuario funcione como terminal. Se demolerán las instalaciones de granos, galerías de embarque y silos, y se dejará una superficie en condiciones, en el área que ocupan esas instalaciones. Se debe materializar el recinto fiscal, la circulación segura y señalizada en el acceso y en el interior de la terminal, el funcionamiento de balanzas y el scanner, el gate de acceso y las oficinas. A partir de 2020, cuando venza la concesión vigente, el predio denominado de los “circos” pasará a formar parte de la nueva terminal. El mismo se adecuará para el estacionamiento de camiones, y se pondrá a disposición del Concesionario, de un área para la construcción y operación de una instalación frigorífica, que dará servicios a la terminal, y posibilitará la consolidación / desconsolidación de mercadería refrigerada.

Etapa 2: El inicio de esta etapa se dará cuando comience a verse comprometida la capacidad de la Etapa inicial. Esta segunda etapa se caracterizará por el aumento de la capacidad de stacking de contenedores refrigerados, y el aumento de la productividad en muelle.

Etapa 3: Esta etapa no se encuentra dentro del horizonte previsible para el puerto en el mediano plazo. Está definida pensando en que el proyecto debe tener posibilidades de ampliación, especialmente en lo que respecta a la capacidad de muelle. La etapa contempla la extensión del muelle y del espigón, de modo de contar con dos puestos de atraque, lo que eleva muy considerablemente la capacidad operativa de la terminal. En correspondencia con el aumento de la capacidad de transferencia, aumentarán la superficie de las áreas de stacking de contenedores, y la productividad de las mismas.

Obtenido de nuestromar.org

Ver nota original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *