Puerto de Mar del Plata y la Ciudad: golpe por contaminación

La Justicia ordenó no innovar en los piletones de los silos de Mar del Plata luego de una denuncia por posible contaminación en la jurisdicción portuaria. De esta manera, se detuvo el avance en las obras que fueron inauguradas en 2017 tras un acuerdo entre el intendente Carlos Arroyo (PRO) y Martín Merlini, presidente del Consorcio Portuario.

La medida fue tomada luego de que la División Ambiental de la Policía Federal encontrara una serie de residuos contaminados que violan la Ley 24.051.

“Se trata de cuatro tolvas con aceite de cola, que es altamente contaminante, que se encuentran en la ex harinera Moliendas del Sur. Son 400 tachos, de 200 litros cada uno, que se encuentran pegados a la reserva y que, como se conoció en enero pasado, tuvieron una serie de pérdidas que contaminaron las aguas de la Ciudad en plena temporada”, asegura el exconcejal Daniel Sosa.

¿Qué hizo la Ciudad al respecto? “Nadie dice nada. Para colmo, la OPDS (Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible), para cubrirse, pidió que se haga un paredoncito de 60 centímetros alrededor de las tolvas por si vuelve a desbordarse el mismo contenido contaminante. Un papelón de 120 mil pesos que ni siquiera se llevó a cabo”, afirma.

El problema es que, como se trata de residuos contaminantes, no pueden ser desechados en Mar del Plata, y la empresa de contenedores -sostienen- no se los quiere llevar. “El agravante es que para detenerlo le pusieron arena en los contenedores y los taparon con una lona para que no se filtre el olor a podrido”, dice.

Producto de la contaminación, en los últimos días el Club Náutico de la Ciudad le prohibió el ingreso a sus socios y definió la suspensión total de actividades.

¿Pero por qué no se toman las medidas necesarias? “Se consiguió un subsidio de $ 20 millones para seguridad, pero en vez de utilizarlo para eso, Merlini los gastó en la construcción de una nueva pasarela en la Reserva del Puerto. Un gasto innecesario”, dice Sosa.

Obtenido de nuestromar.org

Ver nota original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *