Mar del Plata: Repercusiones de la licitación que quedó desierta para la construcción de una terminal multipropósito

Finalmente, quedó desierta la millonaria licitación que impulsó el Consorcio Portuario Regional de Mar del Plata para avanzar con la construcción de una Terminal Multipropósito de Ultramar en el predio de los silos. Terminal de Contenedores N°2 (TC2), había advertido que se pretendía realizar una “inversión irrecuperable”.

Pese a que se había concedido una prórroga de dos meses en el trámite licitatorio, fuentes oficiales le confirmaron a El Marplatense que no hubo oferentes interesados en llevar adelante la iniciativa que diagramó la administración de Martín Merlini, que contemplaba una inversión aproximada de 20 millones de dólares sobre el espigón N°3.

El lanzamiento del pliego había desatado una fuerte polémica. Uno de los integrantes del mismo director del organismo, Emilio Bustamante, quien es director ejecutivo de la Terminal de Contenedores N°2 (TC2), había advertido que se pretendía realizar una “inversión irrecuperable”.

“Quizás pase o no pase acá eso pero el pliego que se hizo no está bien dibujado, no es lo que necesita Mar del Plata y no tiene sentido, además de que los números son una locura”, insistió uno de los referentes del único operador logístico que tiene el Puerto local.

El esquema de terminal pública con un operador privado, o el escaso movimiento de cargas que registra el puerto como para poder tener una pronta recuperación de la inversión, o tal vez la medida judicial que recae sobre el predio a partir de una causa por contaminación, o que el uso del muelle 3 era compartido con la propia autoridad portuaria y no estaba claro quién debía dragar el muelle para el amarre de los portacontenedores, podrían haber motivado la falta de interés de los privados en la compulsa.

El periodista especializado Roberto Garrone indicó que el plazo expiró ayer, y que “la ausencia de ofertas fue reconocida desde la propia administración portuaria al tiempo que adelantaron que por el momento no habrá ningún pronunciamiento público al respecto”.

Según el proyecto del presidente del consorcio, Martín Merlini, el adjudicatario invertiría US$ 20 millones por 30 años de operaciones, pero primero estaba obligado a demoler “la galería del elevador de granos y luego los tres silos que no reciben cereal desde hace más de una década”.

“La única empresa que se mostró interesada, Murchison, un operador logístico que presta servicios en distintos puertos marítimos y fluviales, había desistido de participar hace un par de semanas, luego de visitar el predio y reunirse con algunos actores locales”, aseguró Garrone.

El Consorcio había contratado al estudio Larrague & Asociados para asesorar sobre el proyecto y por el que pagó $ 540.000. Entre sus conclusiones se destaca que el puerto de Mar del Plata cuenta con “con escaso nivel de actividad en el movimiento logístico de la carga exportable”.

Por otra parte está la situación del muelle de TC2. “El 12 de marzo se publicó en el Boletín Oficial el llamado a ocupar el predio de casi 20.000 m2 para conformar una Terminal Portuaria. La convocatoria fue por 30 días pero la última reunión de Directorio que aprobó dicho llamado, aunque no coincidió con lo publicado en el Boletín, específicamente por la condición en que se encuentran esos predios, fue el 1 de marzo”, explicó Revista Puerto.

“Hace casi 45 días que no se reúne el Directorio y en este tiempo crecieron los rumores sobre la renovación del cuerpo de asesores ad honorem. El mandato de los actuales venció el 31 de octubre aunque hasta tanto no sean renovados siguen ejerciendo funciones. Los rumores marcan algunos cambios en su conformación e incluyen la salida de Emilio Bustamante (TC2), Carlos Sepúlveda (cámara de estibaje) y Darío Sócrate que representaba a Balcarce desde la presidencia de CEPA”, abundó Garrone.

Según supo La Tecla Mar del Plata, la consultora Resguarda, que brinda servicios a Murchison, le recomendó que se retire de la licitación que el Consorcio Portuario diseñó a su talle. ¿Qué es lo que habría detectado la empresa asesora con sede en Ciudad de México y oficinas en Buenos Aires y San Pablo? Luego de un estudio con fuentes en datos públicos y en las causas que residen en la Justicia Federal, tomaron noción de la importante inversión anual para el dragado que requiere el Puerto de Mar del Plata, costo que muy factiblemente comience a ser financiado por las empresas que operan en los muelles.

Por otro lado, también se hizo una evaluación del complejo panorama sindical, con una alta conflictividad de la estiba. En síntesis, la inversión tendría un carácter de elevado riesgo, por lo que en base al estudio de la consultora, Murchison ya había tomado la decisión de bajarse de la licitación.

Obtenido de nuestromar.org

Ver nota original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *