El mundo nunca verá buques de carga comercial transoceánicos totalmente autónomos

El mundo nunca verá barcos de carga comercial transoceánicos totalmente autónomos. De hecho, es probable que los buques autónomos operen en situaciones muy limitadas. Los avances en tecnología de cámaras, sensores, actuadores electromecánicos y tecnología satelital parecen prometer un mundo en el que los barcos pronto atravesarán los océanos sin un humano a bordo.

En los últimos años, la perspectiva de buques totalmente autónomos se ha convertido en un tema candente para el envío comercial. Los mismos avances rápidos en tecnología que han llevado a proyectos para automatizar vehículos en todos los demás sectores de la industria del transporte también han encontrado su camino hacia la industria del transporte marítimo.

Los avances en tecnología de cámaras, sensores, actuadores electromecánicos y tecnología satelital parecen prometer un mundo en el que los barcos pronto atravesarán los océanos sin un humano a bordo. La Organización Marítima Internacional (OMI) y el Comité Marítimo Internacional (CMI) ya están explorando cómo los buques autónomos encajarían en el marco existente del derecho marítimo internacional.

Sin embargo, si bien es encomiable planificar el futuro, los buques autónomos operados por computadoras y operadores remotos simplemente plantean demasiadas vulnerabilidades, y probablemente resultarán demasiado costosos para reemplazar los buques tripulados de hoy. Los marinos mercantes profesionales que operan barcos hoy en día son los decisivos decisores en la escena, los reparadores y los proveedores de seguridad física que hacen que los envíos comerciales sean seguros, eficientes y económicos.

Una vez que superemos las promesas y la hipérbole, el riesgo de colisiones, responsabilidades legales y calamidades ambientales garantizará que persista un número crítico de seres humanos a bordo de los barcos. Los avances tecnológicos continuarán haciendo que el envío sea más seguro y más eficiente, pero eventualmente no reemplazarán a los maestros y tripulaciones humanos que prestan servicio en los buques comerciales de hoy.

A pesar de toda la emoción, los beneficios de los barcos autónomos todavía están muy en discusión. Para las compañías navieras, un cambio a embarcaciones autónomas promete ahorros de costos al no tener que pagar por un capitán y una tripulación, y quizás por una mayor seguridad. Pero se requeriría que muchos operadores y técnicos nuevos hicieran funcionar un sistema de buques autónomos. El equipo para automatizar un barco será extremadamente costoso e introduciría muchos nuevos puntos potenciales de falla en el envío comercial.

Los buques autónomos pueden reducir el número de accidentes causados por negligencia humana, sin embargo, la seguridad relativa de los buques autónomos frente a los buques tripulados es pura especulación en este punto.

Los barcos autónomos podrían ser potencialmente más eficientes si el espacio para la tripulación pudiera dedicarse a carga adicional. Pero es probable que los barcos aún necesiten tener sistemas y controles para permitir que sean operados con personal y tripulación humanos cuando haya fallas en el sistema.

Los buques autónomos pueden resultar en mejores condiciones de trabajo en general en la industria del transporte marítimo, ya que eliminarían la necesidad de encontrar trabajadores para llenar los muchos trabajos difíciles y peligrosos en el mar. Pero la eliminación de los empleos de los marineros mercantes sería un tremendo golpe financiero para los trabajadores en esos puestos hoy.

Artículos recientes han proclamado que los buques autónomos están aquí o solo en el horizonte y parecen tomar la adopción de buques autónomos como una certeza. A primera vista, el futuro de los buques autónomos parece muy prometedor. Para embarcaciones pequeñas, la tecnología que se necesita para automatizar una embarcación está aquí hoy y está disponible lo suficiente como para que incluso un aficionado pueda construir una embarcación autónoma.

En 2017, SEA CHARGER, una pequeña embarcación de construcción solar no tripulada que funciona con energía solar y completó con éxito un viaje de California a Hawai utilizando GPS y un módem satelital para orientación y conectividad. Y las empresas de la industria naviera ya están utilizando tecnologías que podrían utilizarse para automatizar buques más grandes. La embarcación más nueva de la Flota Roja y Blanca, una compañía de alquiler de barcos de San Francisco, es un híbrido diesel eléctrico con un paquete de baterías de ión litio de 160 kilovatios que proporciona suficiente energía para que el barco realice un crucero Golden Gate de una hora con la batería solo.

Un obstáculo actual para la automatización de embarcaciones más grandes es la tecnología de baterías. Al principio, las baterías de hoy en día simplemente no tienen la densidad de energía necesaria para alimentar buques comerciales más grandes. Es probable que en el futuro se desarrollen baterías eléctricas de mayor capacidad y más potentes que sean lo suficientemente potentes para mover barcos más grandes. Sin embargo, la tecnología actual de la batería tiene limitaciones. Las baterías de iones de litio, el tipo utilizado para los vehículos y aeronaves automatizadas, pueden explotar si se sobrecargan y, además, las baterías grandes de iones de litio deben controlar la temperatura para que funcionen correctamente.

Los obstáculos aún más difíciles para el éxito de los buques autónomos serán el gasto y la complejidad de diseñar tales sistemas. El desafío técnico de operar un gran buque de carga de forma autónoma en los océanos abiertos durante días o semanas a la vez requerirá un sistema de comando y control que no existe hoy en día y puede ser poco práctico de construir. La navegación y la navegación segura de un barco son un desafío con un complemento completo de tripulantes a bordo. Los buques automatizados requerirán centros de comando, computadoras, sistemas avanzados de comunicaciones por satélite, otros dispositivos electrónicos, operadores remotos y otros técnicos.

Los buques autónomos ahorrarían dinero al no tener una tripulación, pero las empresas navieras en muchos casos simplemente reemplazarán a los marineros mercantes por otros trabajadores, probablemente trabajadores técnicos más caros, que trabajarán en oficinas en tierra o estarán disponibles para ayudar a los barcos autónomos a través de los océanos. Es probable que las compañías navieras necesiten múltiples centros de comando redundantes para proporcionar el nivel robusto de conectividad requerido para la operación segura de estos barcos.

Toda esta tecnología avanzada será muy costosa, y gran parte del gasto será el costo de diseñar y operar un sistema capaz de proporcionar la propulsión, los controles de navegación y la potencia de parada necesaria para operar un barco de manera continua en el duro ambiente marino. El clima, el viento, las olas, la niebla, las obstrucciones, los mamíferos marinos, el agua salada, el clima, las aves, otros barcos, los sonidos y casi cualquier otra cosa imaginable se encuentran en el océano abierto.

Un barco autónomo requerirá una tecnología increíblemente compleja para resistir el caos del entorno oceánico y permitir que un barco responda de forma remota ante cualquier incidente o emergencia. Todavía es una pregunta abierta si los controles y las tecnologías de comunicación de hoy son lo suficientemente robustos y capaces para ser confiados para el envío comercial en lugar de una tripulación humana.

La preocupación más seria con respecto a los buques autónomos es la que muy probablemente evitará que se empleen: el riesgo de explotación por parte de adversarios, hackers, terroristas, delincuentes y otros actores malignos. La dependencia de los buques autónomos del espectro electromagnético y la infraestructura del ciberespacio, junto con la falta de personal de respuesta en la escena, brindará una oportunidad para que otros interfieran con estos barcos y posiblemente los utilicen como armas o con fines de lucro.

Obtenido de nuestromar.org

Ver nota original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *