Anchoíta a una hora del puerto reactivó a la flota costera

La engraulis les regaló una grata sorpresa a los armadores costeros. Desde comienzos de esta semana apareció una concentración abundante a una hora del puerto marplatense y obligó a la flota a cambiar de planes y demorar la migración que ya tenían lista para el puerto de Quequén.

“Apareció pescado al norte, de buen tamaño entre 38 y 40 piezas el kilo, y toda la flota que opera desde acá esta armada a pelágica con salidas y entradas el mismo día”, confirmó Sebastián Agliano, gerente de la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera.

Hace varios años que no se daba el pescado al este y al norte del puerto, el cual es de mejor calidad que el que suele aparecer a esta altura del año frente a las costas de Miramar y Quequén. Una oportunidad para aprovechar y por eso unas 40 embarcaciones operan diariamente sobre el recurso.

El pescado fresco encontró demanda en conserveras y saladeros locales, que compraron con precios variables, entre $ 13 y $ 8 el kilo. “La calidad no es pareja”, aseguró Alejandro Pennisi de Natusur e Indupesa.

El industrial reconoce no saber cuánta anchoíta procesarán para salado durante la temporada. “Vamos viendo sobre la marcha, mucho dependerá de la calidad de la materia prima y de los precios”, confió Pennisi.

La temporada de anchoa en el Cantábrico ha sido abundante y genera cierta preocupación en este lado del océano, puesto que los clientes habituales de la producción nacional cuentan con suficiente stock para inclinar los precios hacia abajo.

Pennisi asegura que todavía no ha notado una merma en los pedidos desde España. “Creo que hay que esperar cómo evoluciona la temporada para saber qué pasará finalmente”, concluyó.

La aparición de anchoíta tan cerca de Mar del Plata demoró la migración hacia el puerto de Quequén, donde ya la Dirección de Pesca de la Provincia había autorizado el cambio de puerto para 12 embarcaciones.

Se trata de los costeros “Don Mario”, “Barba Negra”, “Indomable”, “Ottolenghi”, “Carlos I”, “Don José”, “Letare”, “Lekan”, “Gala”, “Lucía Madre”, “San Benedetto”, “Libertad” y “Nuevo Rumbo”.

En el puerto de Quequén esperaban a las embarcaciones esta semana. Tendrán que esperar un tiempo más hasta que se corte la pesca frente a Mar del Plata. Alejandro Jacin, el coordinador de Pesca de la Municipalidad de Necochea, dijo que Engraucoop, la cooperativa que el año pasado compró el 30 por ciento de los desembarques de anchoíta en Quequén, ya está preparada para iniciar la temporada.

Ahora la cooperativa trabaja con materia prima que se trae de Mar del Plata. “Ahora están trabajando entre 170 y 180 mujeres pero piensan incrementar el personal hasta llegar a las 350 o 400 personas”, dijo el funcionario al portal Diario Cuatro Vientos.

“Se colocó un guinche más en el muelle que permitirá incorporar una mano más en la estiba, que significa 12 puestos más de trabajo”, explicó Jacin, en tanto destacó que serán 60 estibadores involucrados en la zafra y esta temporada los camiones estarán las 24 horas disponibles para atender y optimizar las descargas.

Obtenido de revistapuerto.com.ar

Ver nota original

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × uno =