Costeros, Udipa y Cafrexport alertan al Consejo sobre la merma del variado

Por estos días, el circuito productivo sufre la menor disponibilidad de variado costero. En el diagnóstico coinciden los armadores nucleados en la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera y Udipa junto con los procesadores agrupados en Cafrexport.

Las causas son múltiples, pero los actores del sector la vinculan principalmente al límite que pesa sobre la captura de rayas, acentuado en la Zona Común de Pesca. Hasta el próximo 31 de diciembre, de un viaje realizado al área compartida con Uruguay no se puede volver con más del 10 por ciento de rayas de altura.

Esto se desprende de la Resolución 11/17 de la Comisión Técnica Mixta del Frente Marítimo, la cual llevó del 30 al 10 por ciento el límite tolerado tras haberse alcanzado la Captura Máxima Permisible 2017 de ese recurso (3.500 toneladas) y haberse habilitado una reserva adicional de 350 toneladas.

Tenemos a toda la flota costera trabajando en otras pesquerías. Algunos barcos todavía están operando sobre langostino en el sur. Otros están con la anchoíta; a variado costero, nadie”, había definido días atrás el gerente de los costeros, Sebastián Agliano.

Ante la imposibilidad de separar las rayas de otros recursos en la pesca de arrastre, los armadores deciden buscar alternativas. Así en el muelle escasean especies tales como gatuzo, pez ángel, pez palo, mero, brótola y salmón, entre otros.

Según pudo saber Pescare.com.ar, la inquietud llegó esta semana al Consejo Federal Pesquero mediante una nota conjunta. Las mencionadas cámaras empresarias manifestaron su preocupación ante el organismo y demandaron correcciones en el manejo.

Impacto en el mercado

“Las medidas restrictivas adoptadas sobre rayas y abadejo han sumado problemas al abastecimiento de pescado para su proceso en tierra (…) Esta situación está generando serios problemas en el sostenimiento de los mercados que hemos logrado después de mucho esfuerzo y trabajo”, apunta el texto.

Estos sectores de la industria consideran importante que se instrumenten medidas que permitan sostener la cadena de producción que integra la labor de los buques fresqueros con las plantas de tierra.

Semanas atrás, el Inidep remitió un informe técnico que aborda la problemática de rayas. Los especialistas reconocen en el trabajo la dificultad que supone diferenciar las costeras y las de altura. Incluso hablan de “zonas de transición”, comprendida entre los 40 y 80 metros de profundidad, donde las dos variedades cohabitan.

“La Asociación pidió una audiencia en el Consejo para justamente abordar las repercusiones de la Resolución 11/17 y también los aspectos del informe técnico del Inidep. Necesitamos discutir con claridad cómo salir de esta situación”, explicó Agliano.

Obtenido de pescare.com.ar

Ver nota original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + dieciseis =