Estibadores se pliegan a la preocupación por la caída del variado costero

Los estibadores que operan tanto en la banquina chica como en el Muelle 10 se manifiestan preocupados por la baja actividad de la flota costera, merma fundamentalmente originada en la restricción que pesa sobre la captura de raya.

El presidente de la cooperativa Estimar, Javier Elguero, junto a varios referentes de ese sector se reunieron con el gerente de la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera, Sebastián Agliano. Durante el encuentro repasaron los ejes que desalientan la pesca de arrastre.

Acompañamos el reclamo que están haciendo los armadores porque estamos sufriendo las consecuencias. Vemos que el trabajo cayó mucho en el último tiempo. Necesitamos que esto se reactive”, le transmitió Elguero a Pescare.com.ar.

Según su estimación, están involucradas en la problemática unas diez cooperativas que en total reúnen a trescientos obreros. Se especula que hacia fin de mes llegará un subsidio de tres mil pesos por trabajador durante tres meses.

“Es apenas una ayuda. Lo que necesitamos es trabajo. Tenemos sesenta barcos que se fueron al sur a pescar langostino y la temporada de anchoíta se cortó; duró apenas unos días. Los barcos costeros llegaron a hacer un viaje y medio acá. La situación del fresco es complicada”, insistió Elguero.

Al analizar la coyuntura, Agliano coincidió en la línea argumentativa: “Ellos están preocupados y decidieron acompañarnos. Hay mucha mano de obra ociosa que necesita respuestas más allá de los subsidios de los que se está hablando”, esgrimió el dirigente.

Desde la Asociación esperan una respuesta por parte del Consejo Federal Pesquero. En los últimos días enviaron una nota donde pidieron una audiencia para explicar en detalle el impacto de la Resolución 11/17 definida por la Comisión Técnica Mixta del Frente Marítimo.

La norma establece que hasta el próximo 31 de diciembre, de un viaje realizado a la Zona Común de Pesca un barco no puede volver con más del 10 por ciento de rayas de altura, acentuando el límite del 30 por ciento ya existente.

Más allá de la dificultad que supone diferenciar la raya de altura respecto de la costera, la inquietud también alcanza a otras cámaras empresarias como Udipa y Cafrexport, en este último en caso en representación de las plantas de procesamiento en tierra.

Las autoridades buscan desalentar los viajes dirigidos a raya; mientras que los armadores pretenden que, de ser necesario, se establezca alguna zona de veda para proteger al recurso en lugar de establecer límites por marea.

Obtenido de pescare.com.ar

Ver nota original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × uno =