Di Nápoli: “Estos tres meses sin MSC nos encendieron una luz de alerta en el tablero”

En los últimos dos años Remolcadores Mar del Plata apostó por el puerto local. En 2016, la firma incorporó el “Kyokko” a su flota y el año pasado trajo un tercer remolcador el “Ultramar X”, que ahora pasará a llamarse “Remarsa I”.

Durante los últimos meses, esta última unidad atravesó un período de reparaciones y puesta a punto de cara a la renovación del certificado: “La gente de SPI (Astilleros) hizo un gran trabajo”, cuenta el titular de la firma armadora, Sergio Di Nápoli, en el inicio de la entrevista con Pescare.com.ar.

Sin embargo, al mismo tiempo el empresario advierte que el desafío en términos de inversión y confianza no está exento de amenazas. Sobre todo, se refiere a la necesidad de apuntalar la escala de las navieras y mejorar las condiciones operativas del puerto.

– ¿Cómo están trabajando por estos días?

– En líneas generales bien, pero estamos un poco preocupados por lo de MSC. Estamos en marzo y desde enero no entró y acá tenemos los números muy justos. Con los portacontenedores y petroleros pagamos sueldos, cargas sociales y demás gastos operativos. Cosas como las de MSC nos desestabilizan económicamente.

– ¿A qué obedeció esa pausa?

– La naviera cambió barcos; están en un proceso de cambios. Además, es la época de la fruta en el sur, a la que dieron prioridad. Eso se suma a algunos problemas que tendríamos en la zona de giro; vinculado a falta de dragado. De todas maneras, sabemos que en abril va a entrar otra vez.

– ¿Vos vinculás la decisión de la naviera también al estado del puerto?

– Según el barco que traiga. Si es un barco grande, necesitan marea (favorable) y por ahí tienen alguna limitante en la carga con la que pueden entrar y salir del puerto. Otra vez ese tema empieza a hacer ruido. Yo sé que está previsto el dragado y va a volver la draga de Canlemar. El año pasado hicieron un muy buen trabajo. Vi cómo trabajaron. Operaron de lunes a lunes y veía a la draga salir bien cargada aún en condiciones climáticas complicadas.

 Bueno, con el dragado previsto para 2018 esas dificultades deberían quedar superadas…

– Históricamente, y no es problema de esta gestión, hay un llamado punto crítico que no lo han podido dragar bien en el interior de la terminal; entonces si eso sigue molestando, si está dando vueltas, es un problema. A ciencia cierta no lo sé, deberán decirlo los prácticos y las autoridades.

– ¿La imposibilidad de que los barcos salgan o entren en horario nocturno es también una limitante?

– Eso también. Es una pequeña manchita. Es el siguiente paso a resolver. Repito, las autoridades y los prácticos pueden decir si falta o no calado. Son ellos lo que lo deben determinar, yo simplemente presto el servicio de remolque. Yo lo que sé es que hemos invertido, hemos trabajado en la renovación del certificado del remolcador. Como empresa, nos pusimos a la altura de las circunstancias; hicimos el esfuerzo.

– ¿Cómo está el diálogo con el Consorcio?

– Tenemos un buen diálogo con Martín Merlini (presidente del Consorcio Portuario Regional de Mar del Plata). Yo lo voy a acompañar, como hice siempre con todas las gestiones. Está haciendo muchas cosas bien, pero planteo esta alerta por el temor que tenemos después de haber hecho un esfuerzo importante. Estos tres meses sin MSC nos encendieron una luz de alerta en el tablero.

– ¿Tienen confirmada la fecha del dragado de mantenimiento?

– Hablan de agosto/septiembre, un poco previendo el efecto que va a tener el invierno, con las habituales sudestadas que se dan en Mar del Plata y que tienen una consecuencia sobre el canal de navegación. No tendría sentido hacerlo antes, si después se va a volver a tapar. Está bien pensado. Ojo, no quiero decir que haya hoy problemas serios de dragado; pero advierto para que no pase lo que ya sufrimos antes. Sería un retroceso para mí y para todo el puerto.

Obtenido de pescare.com.ar

Ver nota original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + 2 =