Buques inactivos: movimientos en el muelle a la espera de los primeros desguaces

Mientras se espera que comience el desguace de algunos de los veintiún buques inactivos que obstruyen espacios operativos del puerto local, dos de ellos fueron reubicados este martes en las secciones 4ª y 5ª.

Se trata del “Chiarpesca 57” y el “Chiarpesca 58”. Durante las primeras horas de la mañana se los situó pegados al muelle, junto al “Mellino II”, para comenzar con las tareas previas al corte. Al mismo tiempo, se liberó el espacio que ocupaban.

En las maniobras intervinieron el remolcador “Tejón”, que permitió generar el hueco en primera andana empujando hacia afuera a un grupo de otros seis barcos, para que luego un camión grúa de Solimeno traccionara hacia ese lugar a los “Chiarpesca”.

Ambas unidades carecen de propulsión propia y muestran un estado de abandono avanzado. Sus estructuras oxidadas así lo exponen. Ahora, se espera que sean cortadas a la brevedad.

“Si anda todo bien, ya mañana unos diez o doce operarios de Lusejo empezarán a trabajar en la limpieza de estos barcos y en la preparación para los cortes”, expuso el presidente del Consorcio Portuario, Martín Merlini, ante la consulta de Pescare.com.ar. Mientras tanto, Prefectura está evaluando los planes desguace presentados por sus responsables.

“La gente de Lusejo ya limpió el espacio donde va a disponer la chatarra y en este momento están habilitando a sus obreros para trabajar. Después de varios meses de espera, estamos iniciando las tareas ya formalmente”, agregó Merlini.

De acuerdo a lo diseñado por las autoridades del ente, el costo deberá asumirlo el armador a cambio de descuentos por el uso de muelle. La iniciativa contempla que si se aprueba el plan de desguace, el Consorcio suspende la facturación por ese concepto.

Naturalmente, uno de los principales filtros lo aplica Prefectura en ese sentido. En tanto, una vez cumplido dentro de los siguientes doce meses, el retiro efectivo de la unidad, el Consorcio condonará la deuda que se hubiera acumulado.

El bajo valor que se obtiene por la posterior venta de la chatarra condiciona la decisión de las empresas que cuentan con uno o más buques inactivos. El precio aproximado para el retiro y corte ronda el millón de pesos por embarcación.

En cualquier caso, el objetivo final del régimen de promoción es que se despejen de las mencionadas secciones del Espigón 1 unos 120 metros de frente de muelle. Aún no está claro el plazo de ejecución, pero al menos se comenzó a intervenir.

 

Obtenido de pescare.com.ar

Ver nota original

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − nueve =